Boadilla y más

Ángel Bonet acerca el Tsunami Tecnológico a Boadilla del Monte

El pasado Lunes, Ángel Bonet acerco a los alumnos del colegio Mirabal su ponencia «Un ciborg en las Aulas» y participó posteriormente en la Mesa redonda «El impacto de la tecnología en la Economía» moderada por Mariano Guindal con Pilar González de Fruto, Fernando Becker Zuazúa, Luis Lada Díaz y Carlos Mota Catalá.

Durante la ponencia, el autor y agente del cambio en las empresas españolas del Grupo Indra y Presidente de la Fundación Unltdspain, acercó a los alumnos  que la sociedad en general empiezan a tener consciencia que todo está cambiando, pero hay un alto desconocimiento de lo que va a ocurrir y cuando, por eso se ha creado su libro.

«Los ciudadanos igual que los políticos no están aún preparados, en realidad como casi nadie en este mundo. Para poner solución a los desafíos que comento, necesitamos grandes comités de pensamiento, donde científicos, humanistas, empresarios, técnicos, y visionarios, de la misma manera que con este libro, desde un lenguaje sencillo y llano, puedan proyectar hipótesis, escenarios, de cómo va a cambiar la sociedad civil y las empresas, y han de ir regulando e ir estableciendo criterios y normas para que las próximas dos o tres décadas no resulten traumáticas».

Hizo especial hincapié en el papel de la robótica y la inteligencia artificial (AI) en el futuro de estos estudiantes, dos tecnologías que se han encontrado en el camino de la disrupción tecnológica, pero sus objetivos son distintos. La Robótica es un método de programación en el que la máquina realiza una serie de actividades, la magia aparece cuando le sumas la IA, y ese mecanismo tecnológico podríamos decir que se humaniza y es capaz de recoger información sobre el mundo exterior, y aplicar el conocimiento para realizar mejor su función. Ser capaces de aprender de los errores.

Para el autor, el verdadero empresario no es alguien que gana dinero con el trabajo de otros, sino alguien que genera rendimientos económicos y mejora su entorno. Desde siempre ha habido gente que ha hecho un mal uso de ese concepto, pero los que quieran seguir haciéndolo en el futuro sencillamente desaparecerán.

La realidad es que dentro de 30 años las empresas que no tengan políticas sociales asociadas a su cuenta de resultados lo van a tener muy complicado, pues no van a conseguir financiación, les costará mucho atraer talento, pues los profesionales con más talento podrán elegir y querrán trabajar en empresas con impacto social, y en general, la gente les comprará menos o directamente no les comprará.

Respecto a la formación, estoy muy preocupado. La velocidad del cambio de la transformación tecnológica nos va a obligar a realizar una serie de cambios a una velocidad tan alta que actualmente no lo veo viable. Las necesidades formativas de nuestros jóvenes han de estar dirigidas a un nuevo entorno profesional, expertos en IA, robótica, Internet de las cosas, programadores, ciberseguridad, blockchain, big data, gente que conozca, entienda y cree nuevos sistemas, nuevos entornos.

A este problema debemos añadir la falta de mujeres en las empresas tecnológicas, en las áreas de desarrollo, muy necesario por sus habilidades. Veo con preocupación en España como se mantiene la brecha de género en la universidad en el porcentaje de mujeres que optan por estudios tecnológicos. Como ejemplo la Universidad Politécnica de Madrid, donde solo hay inscritas un 31% de mujeres universitarias frente a un 69% de hombres.

En definitiva el mensaje del autor fue muy positivo, la Inteligencia Artificial nos va a permitir acabar con el hambre y con las enfermedades en el mundo. Esos avances van a permitir que la tierra sea un espacio maravilloso donde vivir.

Destacado

No hay información destacada.

Fotos

No hay fotos adjuntas.

Noticias relacionadas