Boadilla y más

Claves para proteger un domicilio contra Okupas y ladrones

Boadilla del Monte según la información estadística, y de empresas de seguridad es uno de los municipios más seguros de España, pero lo cierto es que en nuestro país los datos hablan de más de 80.000 viviendas okupadas hasta la fecha; y la cifra de robos con fuerza a domicilios según el informe de criminalidad del 2017 supera los 100.000

Estas cifras avalan la sensación de inseguridad que muestran los españoles y ayudan a concienciar al colectivo; la okupación para especular y el robo a viviendas son problemas reales a los que se les debe dar una solución.

Las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado, junto a la policía municipal hace un tremendo esfuerzo por garantizar en Boadilla del Monte la seguridad de las viviendas y negocios durante los 365 días del año, pero los vecinos también hacen importantes esfuerzos para disminuir las probabilidades de enfrentarse a situaciones como éstas.

La acción del okupa y del ladrón de viviendas suele depender del recinto al que quieran okupar o robar. Típicamente, la entrada se realiza por la puerta o por las ventanas; un plan de protección debe contemplar estos dos puntos de entrada para que sea efectivo.

Se hicieron entrevistas con profesionales del municipio, y se conoció que, tanto para okupación como para robo, se puede entrar forzando, pero esto solo es posible si los elementos de seguridad lo permiten; por este motivo la clave de la protección está en la cerradura, la puerta, y otros elementos que se instalen.

En el caso de los okupas, existe un manual en donde se radiografía el procedimiento para que la acción sea efectiva. Una de las premisas de la okupación es deshacerse de las cámaras para que no se les reconozca; otra premisa es que se encuentren un punto vulnerable por donde entrar. Una vez dentro, cambian la cerradura y el desalojo puede dilatarse hasta por dos años.

Planificación de la protección de la vivienda

Si la acción de robo depende de cuan frágil sea el sistema de protección, entonces el plan de seguridad debe basarse en fortalecer ese sistema con una cerradura reforzada, un escudo de seguridad y una alarma en caso de necesitarla.

Qué tipo de cerradura instalar

En este caso los profesionales hablaron sobre que la cerradura ideal para una vivienda depende de factores como: el tiempo en que la vivienda queda deshabitada y las características socioeconómicas del lugar geográfico donde se encuentra.

Los cerrajeros recomiendan la inversión en seguridad. Una buena cerradura es aquella que no solo supone un sistema de protección física robusta, sino un sistema de apertura y cierre que se complique ante ataques finos o con fuerza.

¿Es necesario reforzar con escudos de seguridad?

En la mayoría de los casos, quien quiere mejorar la seguridad para evitar okupación, busca la alternativa más eficiente a nivel económico. En este caso el refuerzo de la cerradura viene de la mano de un escudo de seguridad, así lo explican los cerrajeros consultados.

La función de un escudo de seguridad es dotar a la cerradura de una protección que no tenía antes. Por ejemplo, un buen escudo de seguridad puede dotar a la cerradura de un sistema en donde es imposible acceder al mecanismo de apertura o cierre; también la puede dotar de un sistema de alarma, o de protección ante métodos que suponen daño, como el taladro.

Si la cerradura que se ha instalado cuenta con todas estas características, un escudo de seguridad se convierte en un elemento opcional.

El rol de la puerta

En el caso de la okupación y robos, aprovechan la fragilidad de la puerta para lograr sus objetivos. Por tal motivo, la instalación de una puerta de seguridad bien sea blindada o acorazada, es vital.

En puertas de seguridad, no es posible aplicar métodos como palanca, lo que detiene la acción de la okupación o robo. El plan de protección no es efectivo si se cuenta con una buena cerradura instalada en una puerta frágil y viceversa; todos los elementos deben complementarse.

Las ventanas son un punto vulnerable

Los cerrajeros recuerdan que éste es un factor muy importante en la protección de la vivienda pero hay mas. Según su experiencia, los propietarios se concentran en las puertas y descuidan el resto de los accesos.

En el caso de las ventanas, mas allá de mantenerlas cerradas, se pueden instalar persianas enrollables que dificulten la entrada por este medio. Si se suman los elementos instalados en la puerta con los de las ventanas, se tendrá una protección efectiva.

Los sistemas de alarmas como elementos disuasorios

Un último elemento que se debe incluir en un plan de protección es una alarma; esta cumple una función auxiliar cuando el resto de los elementos han fallado. En la mayoría de los casos, las alarmas sirven para disuadir la acción de los okupas y ladrones, debido a que dan una llamada de alerta a los vecinos, incluso a la policía y de seguridad privada.

Medidas preventivas para evitar una okupación o robo

La primera medida preventiva ante robo u okupación es dotar la vivienda de los elementos que conforman el plan de protección que se ha ideado, después de esto, se aconsejan acciones cotidianas que previenen estas situaciones.

No dejar la vivienda desocupada por largos periodos de tiempo, verificar que todos los elementos de seguridad están activos a la hora de salir, en vacaciones, pedir a un vecino que se haga cargo de la correspondencia, para evitar que las cartas delaten que no hay nadie en casa y cerrar bien las ventanas, pero no bajar nunca las persianas por completo.

Con acciones sencillas se puede evitar ser parte de la estadística de okupación o robo, todo comienza con el reconocimiento del problema, continúa con el estudio de los métodos de acción de los ladrones y termina con la planificación de una protección efectiva.

Destacado

No hay información destacada.

Fotos

No hay fotos adjuntas.

Noticias relacionadas